Espíritu Alpino.

Post. Sobre Liderazgo y R.R.H.H.

Cumbre del Everest 8848m.

El 20 de mayo de 2011, alas 7:30h, una expedición Ilicitana corona la montaña más alta del mundo, el Everest (8848 metros). Sólo un miembro de la misma, José  Antonio Alejo, alcanza la cumbre, pero sin duda el éxito alcanzó a todos los miembros del equipo (Alejo, Juan Agulló, Traso, Tarí, Francis y Jaime). Juan Agulló a sólo unos pocos metros tuvo que decidir entre la vida o la cumbre, y decidió la vida.

 

             

               José Antonio Alejo                                                        Juan Agulló

 

En los últimos años hemos creado entre todos un mundo donde la ignorancia nos hacia pensar que todo era posible, que incluso era posible dominar la naturaleza, someterla a nuestros objetivos y a nuestra manera de entender la vida, que  todas las metas se podían alcanzar sin demasiado esfuerzo. Una sociedad donde no se hacía culto a los Valores del esfuerzo, el trabajo, y el respeto al valor mismo de las cosas.

La montaña a veces te pone en tu sitio, te dice que no, que hoy no toca. Y te fuerza a comprender y a relacionarte con las derrotas, con las renuncias. Con el “no siempre puede ser”, a pesar que tengamos las máximas ilusiones en ese empeño. En los tiempos actuales la vida nos ha colocado a cada uno en nuestro sitio, como ejemplo de su poder nos ha demostrado lo insignificantes que somos, y nos ha recordado que si queremos mejorar, progresar o simplemente salir adelante, vamos a tener que sacrificarnos, ser humildes y trabajar mucho.

El espíritu alpino nos acerca de manera ejemplar a valores que no sólo valen para andar por las montañas, sino, que nos enseña y nos guía para andar por la vida. La empresa de un alpinista es la próxima cumbre que quiere alcanzar. Muchos emprendedores pueden tener hoy en día una gran guía, y muchos referentes para afrontar los retos a los que se tienen que someter, observando y analizando la manera de pensar y actuar de los grandes alpinistas.

Un Alpinista se caracteriza por preparar con enorme sacrificio su próximo objetivo, trabajan con un plan perfectamente diseñado, del que son pilares básicos tanto el respeto al medio, como la predisposición total al esfuerzo y a los sacrificios. Son la base fundamental sobre la que se asentará su posterior capacidad de resistencia.

Otra gran cualidad de los deportistas de alta montaña, es La Creatividad, hablamos de la capacidad para revelarse contra las adversidades a través de la imaginación. Es una Creatividad que surge en plena actividad, como forma de gestionar la hostilidad, y que es posible gracias a la fuerte preparación psicológica para saber dominar el miedo y la ansiedad.

Vivimos en un modelo de sociedad, donde parece ser todo cierto, en la montaña, casi nada es cierto, y por tanto, es envidiable  la capacidad de gestionar la incertidumbre. La incertidumbre sólo se puede superar con la seguridad en uno mismo, en lo que haces, en lo que crees. Pero hay otro gran valor necesario para gestionar la incertidumbre: la valentía. Pero esta valentía no esta sustentada en la locura, sino en el entrenamiento psicológico y físico a través del cual nace su seguridad.

El triunfo de la ilusión. Cuando uno mira a los ojos a un Alpinista que recientemente ha alcanzado una cumbre, ve la fuerza que contiene su mirada, se da cuenta de que detrás de ese triunfo hay una fuerza interior casi imparable. Esta es la fuerza de la Ilusión. Cuando uno desea firmemente algo, y se cree capaz, tiene ya conseguido gran parte de su objetivo.

Abraham Lincoln decía:

“Son más importantes la vida de los años, que los años de la vida.”

Trabajar en equipo. Es imposible aspirar a metas de esta magnitud, sin el apoyo y el sacrificio de un equipo. Este equipo nos ayudará a seleccionar el mejor camino sin cegarnos por la meta, y nos permitirá superarnos cada día a pesar de las dificultades.

Las Montañas al igual que el ejercicio físico,  entrenan el dialogo interno, permitiendo que la riqueza interior salga y gestione el día a día. Esto los hace más fuertes, trabajan el equilibrio personal y la reflexión serena.

Lo cierto es que a mayor grado de autonomía y seguridad mayor grado de libertad y de independencia.

En la antigua Grecia:

“Menssanain corpore sano”

La lección más importante que tienen aprendida es la de trabajar con un objetivo superior, al que sólo se puede llegar cubriendo todas la metas parciales, y por tanto, saben esperar sin desesperar su momento para luchar por las cosas.

Disponen de una seguridad interior, lograda con trabajo y  esfuerzo y esto al contrario de volverlos locos, los vuelven serenos, prudentes y reflexivos, respetando ante todo la importancia de las cosas y la grandeza por tanto que hay implícita en la ambición por conseguir una cumbre.

Resumiendo mucho lo anterior, las prisas nunca son buenas consejeras. Como bien hacen los buenos Emprendedores: Respetan Su Plan.

Muchas veces un Alpinista tiene que gestionar el fracaso, pero sólo fracasamos de verdad cuando no nos encontramos a nosotros mismos. Cuando somos capaces de reaccionar y afrontar las situaciones con determinación, ese fracaso será un mero contratiempo en nuestro Proyecto Vital.

Campo base del Everest, mayo de 2011.

“Ya dentro de mi saco de dormir comenzó lo que fue la verdadera lucha, una pelea incesante contra mis pensamientos y mis miedos, trataba de tranquilizar a mi mente, de beber, de dormir, pensaba en mi mujer, en mi hijo, porque estoy aquí, he venido al Everest….al final concilio el sueño.

José Trasobares, bajo los efectos del edema pulmonar.

                                        José Trasobares. Cumbre del Huascaran.
                                 Montaña más alta de Peru y quinta de los andes.
 

Cuando estamos cansados no pensamos bien; el efecto del contratiempo, del posible abandono, y por que no, de no haber podido alcanzar tu cumbre, te bloquea y te deja noqueado, pero sólo los verdaderos Alpinistas, recurren a su interior, a la fuerza de sus experiencias, en ellas esta su verdad.

Su entrenamiento psicológico les aporta los recursos para luchar sin rendirse y sobreponerse a las adversidades, a pesar de estar al límite de la vida.

Sólo esta resistencia psicológica, nos puede hacer entender casos como el de Ester Sabadell;  que el 26 de marzo de 2003, durante el rodaje de un capitulo de “Al Filo de lo Imposible”, en la Isla caribeña de Guadalupe, Ester y su compañero Xabier Iturriaga, mientras rapelaban una cascada de más de cien metros, sufrieron un gravísimo accidente. En este accidente su compañero falleció y ella con importantísimas fracturas estuvo hospitalizada durante más de tres meses. Y costándole más de un año su rehabilitación.

Pero sólo un año después esta experiencia, lejos de alejarla de su pasión, la reafirmó y conquistó en la cordillera del Himalaya, el Manaslu (8163m).

                                                              Ester Sabadell.

Podríamos escribir muchas páginas sobre el Espíritu de un Alpinista, sobre su concepto de la amistad y el compañerismo, sobre su amor y respeto por las cimas, pero quizás una de las ideas más importantes que ellos siempre contemplan es “que sólo se debe subir a la cima, si eres capaz de descender de ella”. La Naturaleza es quien establece las leyes, es el Hombre quien debe aprender a Respetarlas.

En el ánimo de estas palabras esta la intención humilde de servir de Referencia, para todos los Emprendedores de todo tipo, que sin subir montañas, sí se enfrentan todos los días a multitud de Cimas. Saber que mejorar y avanzar en la vida cuesta, pero que a las cumbres se puede llegar.

“Que el hombre sepa, que el Hombre puede”

             Barragán, Argentino que cruzo el atlántico en balsa.

 

Algunos Valores Alpinos.

  • El Triunfo de la Ilusión.
  • El Esfuerzo y el Sacrificio.
  • La Capacidad de Resistencia.
  • La Creatividad.
  • Saber Dominar el Miedo y la Ansiedad.
  • Saber Gestionar la Incertidumbre.
  • La Valentía.
  • El Entrenamiento Psicológico y Físico.
  • Trabajar en Equipo.
  • Autonomías y Seguridad.
  • Libertad e Independencia.
  • Entrenar el Dialogo Interno.
  • Gestionar el Fracaso.
  • Respetar su Plan.
  • La Serenidad, la Prudencia y la Reflexión.
  • El Compañerismo.
  • Respeto al Medio.
  • Etc……….

Este es mi pequeño homenaje, a un grupo de Ilicitanos, que con los mínimos recursos, alcanzaron la Cima más alta del Mundo.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=YGQ_6pndnKo&w=420&h=315]

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=YGQ_6pndnKo&w=420&h=315]

10 de Mayo de 2012, José Pascual Ñíguez Ponce.

About José Ñíguez

Apasionado por la Gestión Empresarial. Emprendedor y Consultor en Estrategia Económica y de Organización.

,

2 Responses to Espíritu Alpino.

  1. juanmaestreca 11/05/2012 at 20:54 #

    Pues claro que te relaciono. Tenemos pendiente la Norte y verás que siempre hago lo que digo. Más viniendo desde lejos con tu suegro. Respecto a tu visión sobre los valores del alpinismo, que comparto, sólo tienes que leer algunos de mis artículos y verás mi plena coincidencia. Desde hace muchos, muchos años, es para mí una filosofía de vida; yo diría que desde siempre. Hay algunos matices: a favor y en contra de estros argumentos. A favor sólo los reconocerán quienes alguna vez lo sientan. En contra está la tendencia al individualismo en la montaña que ya de por si, muestra carencias humanas afectivas por lo que, a título personal, no las considero dignas del tipo de montañismo que yo siento. Es difícil de explicar, pero lo resumiré diciendo que se puede ser un tío muy valiente y a la vez un cafre, en lo humano. Y se de lo que hablo pues he tenido ocasiones de conocer a gente así: maquinas eficientes, sin más. Pero el alpinismo es una filosofía que se sustenta en las bondades más utópicas del ser humano. Así, al menos lo sentimos algunos. No vale la cumbre a cualquier precio.
    Me encanta que pongas como ejemplo a mi querida amiga Ester, pues lo es y plenamente no sólo en el aspecto puramente físico. La aprecio un montón. Por otro lado, refiriéndome a la simbiosis que sustenta tu trabajo con el carácter emprendedor que ahora precisa nuestro país, yo diría que antaño se han hecho, por parte de empresas, los intentos de hacer vivir a directivos, gerentes y comerciales de todo tipo en el terreno de la empresa, este carácter sinónimo de tesón, empeño y lucha, tratando de adaptarlo al negocio.
    Yo no creo en esto. He tenido negocios y nunca me he comportado así, sino más bien al contrario y el único aval que puedo sustentar es el haber tratado a mis colaboradores como compañeros siempre, pero para nada he sabido tener la agresividad que, a veces, la montaña exige. Por contra, he podido ver a verdaderos gilipollas, jugando a ser directivos activos, etc. etc. y nada de nada, tampoco. Estro es un sentimiento que o se cree en el, sin trampa ni cartón o no hay nada que hacer.
    Una parte de tu enunciado me ha recordado las palabras del gran alpinista Achille Ratty, que creo definen bien el tema de la inconsciencia o locura que se nos atribuye a los alpinistas. Achille escribió:

    …“Me he extendido un poco en estos primeros detalles para que se vea inmediatamente que ni siquiera nos había pasado por la cabeza la idea de intentar, como suele decirse, una empresa de desesperados. Y aun me parece que en rigor, si en conjunto fuimos afortunados, no fuimos nada temerarios ni, para hablar con propiedad, audaces. Y no digo esto porque lo crea necesario para los alpinistas de profesión que quieran leerme, sino, perdóneseme la expresión, para los profanos, si es que hay modo de convencer a éstos como están convencidísimos todos aquéllos de que el alpinismo no es ciertamente cosa de atolondrados sino, al contrario, cuestión solamente de prudencia y de un poco de valor, de fuerza y de constancia, de sentimiento de la naturaleza y de sus más recónditas bellezas, cuanto más tremendas más sublimes y más fecundas para el espíritu que las contempla”…

    Respecto a los sentidos, nadie mejor que él lo expreso durante un vivac en los Alpes:

    …”En semejantes condiciones de lugar y de temperatura hubiera sido suma imprudencia dejarse vencer por el sueño. ¿Pero quién hubiera podido dormir con aquel aire purísimo que se nos adentraba en las fibras y con el espectáculo que teníamos delante…? A aquella altura… en el centro de aquel teatro alpino grandioso entre los más grandiosos… en aquella atmósfera completamente pura y transparente, bajo aquel cielo del más profundo zafiro, iluminado por un filo de luna y todo centelleante de estrellas hasta donde el ojo alcanzaba… aquel silencio… ¡Basta! No intentaré describir lo indescriptible.”

    Su pongo lo conocerás, no en vano fue coronado Papa.
    Después de él es mejor que ya no diga nada. Espero poder continuar este tema en la montaña.
    un abrazo.

    • josepascualniguezponce 12/05/2012 at 22:17 #

      En primer lugar, nuevamente gracias, gracias por leer mi post y por escribir un comentario en tu línea, rico en definiciones, en conceptos y en ideas. Siempre enriquecedoras.

      Coincido al 100%, en tu filosofía de vida, mi incorporación a esta es tardía pero con vocación de permanencia.
      Detesto como tu la parte más individualista del Alpinismo, pero no de manera diferente a como la detesto en la vida en general, por tanto creo que al final es cuestión de estadística, siempre hay de todo en todos sitios, pero a mí me interesa y me apasiona la parte más humanista de este deporte.

      Claro que sí, no vale la cumbre a cualquier precio, es muy cierto que la montaña alberga diferentes practicantes, por deporte, por trabajo, por pasión, etc…. esto sin duda explica que nos encontremos con personas con condiciones impresionantes en lo físico, y por tanto capacidad suficiente para escalar lo que se propongan, pero esto en mi opinión es el otro alpinismo, el de otras motivaciones, cada cual tendrá las suyas.

      Respecto a la simbiosis del post, yo si creo en estos valores para acercarlos al emprendimiento, y a las capacidades de fomentar valores en esencia universales, que si representan una gran parte de los, autónomos, empresarios y emprendedores de este país, al igual que muchísimas personas corrientes sencillamente para sacar su familia y su casa adelante.

      Llevo ya algunos años siendo un sencillo empresario, y si miro permanentemente el ejemplo que representan estas aptitudes para mi, para motivarme y en definitiva para hacerme olvidar que sin ellas, en este mundo tan competitivo puede ser muy difícil sobrevivir. Ahora bien, no confundamos, esfuerzo, trabajo, organización, creatividad, valentía, compañerismo, amistad, etc….con la hiperactividad que algunos necesitan manifestar para ocultar sus carencias.

      Muchas gracias por tu generosidad, y pronto espero compartir contigo, algunas de estas reflexiones en la montañas.

Leave a Reply